Aceites esenciales

Los aceites esenciales, son productos apreciados ya desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. No obstante, el interés por sus aplicaciones terapéuticas ha experimentado un notable incremento en las últimas décadas. Se trata de mezclas complejas de sustancias orgánicas volátiles, de origen vegetal, que en su mayoría se obtienen por destilación. Como con los demás productos empleados en terapéutica, la calidad de los aceites esenciales es un requisito ineludible.

Entre los posibles componentes de los Aceites Esenciales destacan los terpenos, principalmente monoterpenos y sesquiterpenos, los fenilpropanoides, y los compuestos alifáticos de cadena corta. Todos ellos pueden presentar diversos tipos de funcionalización. Esta diversidad estructural determina que los aceites esenciales puedan tener actividades farmacológicas muy variadas: antimicrobiana, expectorante, espasmolítica, carminativa, colerética y colagoga, antiinflamatoria, analgésica, sedante, estimulante del sistema nervioso central, etc. Estas actividades explican, total o parcialmente, el uso terapéutico de muchas drogas vegetales, así como de los aceites esenciales que de ellas se obtienen. Aquí nos referiremos únicamente a estos últimos.

Los preparados a base de aceites esenciales se administran principalmente por vía tópica, por vía inhalatoria o por vía oral, según los casos. Deben utilizarse con precaución , ya que determinados componentes pueden ocasionar efectos adversos a dosis elevadas.

Las cualidades o beneficios de estos aceites además de hidratar y nutrir en superficie, quizá lo más importante de estas esencias vivas son sus virtudes relajantes, tonificantes o descongestivas, captadas al instante por el olfato y que constituyen toda una ciencia curativa: la aromaterapia. El potencial de los aceites esenciales tiene una correspondencia directa con la fitoterapia y las propiedades de las plantas medicinales.

  • Los Aceites Esenciales pueden destruir los hongos dañinos, virus y bacterias en el aire que respiramos, así como en el interior de nuestros cuerpos. Aún si los Aceites Esenciales son letales para los microbios patógenos, son inofensivos y útiles para los seres humanos.
  • Los Aceites Esenciales pueden actuar como hormonas para mantener en equilibrio nuestros órganos y funciones del cuerpo. Además, los Aceites Esenciales pueden reemplazar las hormonas o estimular nuestro cuerpo a producirlas cuando ya no fábrica o fabrica muy pocas hormonas que necesitamos.
  • Los Aceites Esenciales pueden elevar nuestras frecuencias corporales que nos ayudan a mantenernos sanos e inmunes a las enfermedades. Las vibraciones de los Aceites Esenciales resuenan con nuestros tejidos en formas útiles de acuerdo a nuestros deseos y dirección mental.
  • Los Aceites Esenciales son los antioxidantes naturales más poderosos que suprimen los radicales libres de nuestro sistema. Esto ayuda a mantener un estado de bienestar y puede extender la expectativa de vida.
  • Los Aceites Esenciales funcionan en nuestro sistema límbico para ayudar a curar los sentimientos negativos y las emociones bloqueadas, eliminando así la causa de muchas enfermedades y condiciones.
  • Los Aceites Esenciales apoyan y aumentan nuestros poderes intuitivos y agudizan nuestra conciencia espiritual. Es por eso que muchas religiones en el mundo, desde la antigüedad hasta el presente, difunden aromas de Aceites Esenciales como el incienso en sus santuarios a fin de facilitar la mediación efectiva y la oración.

Los aceites esenciales se extraen de plantas frescas o disecadas por destilación al vapor de agua o por pura o simple extracción, se utilizan en perfumería y aromaterapia.

Consulta también

Aceites Puros Liquids Chemical
Aceites Puros
Aceites Corporales Ozonizados Liquids Chemical
Aceites Corporales
Extractos Glicólicos Liquids Chemical
Extractos Glicólicos
Extractos Oleosos Ozonizados Liquids Chemical
Extractos Oleosos

¿Tienes dudas? Ponte en contacto con nosotros para más información.